La mina en silenciu

Amortecen les rayaes primeres pente la seronda de les feleches.  Tovía nun tien fuerza’l día qu’amiya sobro un ríu que ya nun asemeya la sierpe d’escames carboníferes d’otru tiempu. Miro los últimos pasos del ayeri y yá nun soi pa repetir los nomes minerales qu’arrincara na solitú de la tierra.

La mina ta en silenciu. Los caminos, col material valeru de l’ausencia.

La playa…

LA PLAYA buscónos dende l’arena,

barbuyó la fola y tremó l’estivu.

Zarró’l mio deseyu, llocu y cautivu,

los esllabones de la so cadena.

L’abellu d’estrelles y lluna enllena

endolcónos dafechamente vivu,

demientres el nordés ruxía altivu

tres la fechura tebia de la estena.

Xuntos tu y yo, amor, topamos la urxencia

de boques que frañen ultraxadores

les estremadures de la inocencia.

Vivimos a modo marines hores,

ellí onde l’agua muerre na atrevencia

de les nueses pasiones suañadores.

El tiempu…

EL TIEMPU nunca nun se prollongara,

bonablemente, nos llabios amantes

y na lluz de les tardes d’inocencia,

como cuando nunos díes d’agostu

pudieron renacer ensin ultraxes

eses playes de les sílabes d’agua

qu’hoi suañamos vírxenes na distancia.

Desa atrobamos……

DESA ATROBAMOS  nos primeros besos

la fila de los lluceros llegando,

na hora rápida del portal; pel branu.

Mancaba la ciudá como una daga,

y nosotros buscábemos un valle

onde amanos ignorando les cayes.

Hai tiempu

La lluvia

¿A dónde ir?

cuando las grises gaviotas del puerto

ejercen su dominio

sobre la tarde con ropa de plata,

como únicas vencedoras

de esa soledad tan vieja y cada día nueva.

¿A dónde ir?

que no sea, fiel al silencio,

a un viaje callado bajo la lluvia.

Beatriz de los díez díes

Ye talamente como un bardayal únicu d’arumes y secretos. Nél allorien los mios sentíos. Esi corcovexu invadíu pola rosada. Ye tou de mio: pa los mios besos, y la mio mano, y la fiera irrrupción del mio sexu n’erección. Sí. Yá lo sé. Non, pero’tis qu’esa tierna enramada qu’ofreces al mio gociu, alloquezme. Comprobástelo munches veces. Los tos pelos negros y n’espiral encarcélenme los deos. Oblíguenme a esplorate toles protuberancies y a besales colos llabios más ardientes. Nun tendríes d’insistir más. Y penriba de toles coses, nun deberíes recitar esos versos:

Les lourdes sirènes s’envolent

Étreignant un noyé joyeaux

Et sous leurs ailes qui feuillolent

Rosit un con mystérieux

Où les vits jouent à pigeon vole.

Nun deberíes decímelo a min; nin siquiera a ella,’cause me convierto n’amante imposible por escesu, en delantre del to cuerpu intraductible, y del cuerpu la to amiga esclava. Ofrécesme los tiernos cuetos abondosos de les tos mamielles, y el to pubis resfriégase pel mio muslu y reclama la presencia de los deseyos xenitales, tensos como les cuerdes d’un vigulín. Y la to fendedura impía esíxeme la entrega absoluta del agua. Desfaigo l’empielgu. Balto la estructura que caltién la urxencia de l’avenida. El to ratu pidi tol líquidu del país de los ríos y l’allampiadura feroz de los rabiones. Apago la to sede col agua que ruxe de bastigazos, mientres, entrambos los dos, otra sede, suplicante, aguarda por nós.